<<- regrese

This text will be replaced by the flash music player.

Get Flash to see this player.

Rafael Cortijo Verdejo es una de las figuras más innovadoras e importantes para la historiografía musical puertorriquena. Su ingenio marcó un hito en pleno desarrollo de la bomba y la plena, sirviendo de punta de lanza para el posterior surgimiento del sonido de la salsa.
Cortijo nació el 11 de diciembre de 1928, en la calle Colón de la parada 21 de Santurce. Aprendió a dar toques de tambor en rumbas callejeras, sin realizar estudios en música. Aun así, fue un sabio de la tumbadora y desarrolló un estilo único con destrezas nunca antes escuchadas entre los músicos de la época. Innovó en la creación de su combo, introduciendo dos trompetas, dos saxofones, piano y timbales en la ejecución de bombas y plenas, pero reteniendo su sabor tradicional y su base rítmica.
"Fue un científico del ritmo y un hombre lleno de ideas. Sus iniciativas (musicales) lo hicieron grande", opina Sammy Ayala, su compadre y uno de sus primeros cantantes. La proyección de su trabajo transportó nuestros ritmos nacionales fuera de los arrabales para situarlos en los mejores escenarios dentro y fuera de Puerto Rico. Sus arreglos musicales -en gran parte trabajados por Quito Vélez- no eran muy elaborados, en cambio su sonoridad devolvió a la percusión el predominio que había perdido por la fuerza que habían adquirido agrupaciones estilizadas, como la Orquesta Siboney y la de Rafael Munoz.




Rafael Cortijo constituyó la primera banda integrada por negros -rompiendo la barrera del racismo- y logró trabajar en los más prestigiosos hoteles de San Juan. Como líder de grupo, Cortijo marcó una nueva etapa de progreso para sus músicos -hasta entonces tratados con indiferencia por su extracción social y racial- e insistió en subirles el salario. Antes, cuenta Sammy Ayala, sólo se pagaba $25 por seis noches por considerarse "músicos de la calle y sin escuela". Con Cortijo llegaron a cobrar hasta $12 por baile.
Su propuesta artística fue revolucionaria. Su conjunto fue toda una atracción porque sus integrantes tocaban de pie y los cantantes no paraban de bailar. En los momentos de auge del salón neoyorquino El Palladium -donde se lucía Tito Puente, Machito y sus Afro Cubans y Tito Rodríguez- Cortijo hizo vibrar la sala en cada una de sus actuaciones.
A los 14 anos de edad, Rafael Cortijo tocaba congas y bongó en las orquestas de Frank Madera, Miguelito Miranda y Agustín Cohen. También transitó por el Conjunto de las Hermanas Sustache, el Grupo de Monchito Muley, la Orquesta de Parques y Recreos, la Sonora Boricua, Miguelito Miranda, Frank Madera y el Grupo de Mario Román.
En 1942 se inició como músico profesional en el Conjunto Monterrey de Juan Palm ("Mentokín") y en 1954 figuró como conguero en el combo del pianista Mario Román. Ese mismo ano, Román se fue de la Isla cediéndole al músico de Santurce los derechos del grupo y su contrato en el sector la Marina de San Juan, surgiendo así Cortijo y su Combo.
En 1955 integró al cantante de la Orquesta Panamericana, Ismael Rivera, para que lo acompanara en una grabación con el sello Seeco. El primer álbum fue "Cortijo y su combo: Invites you to dance", en el que aparece como vocalista Nelson Pineda cantando el tema "Zumbador". En esa producción también figura Roy Rosario, el sonero original del grupo, quien interpretó "Conocí a tu papá" y "Amárrala con cadena". Junto a ellos, Sammy Ayala e Ismael Rivera.



El segundo disco fue "Baila con Cortijo y su Combo" (sello Seeco) que incluyó la melodía "Lo dejé llorando", que fue la primera composición de Sammy Ayala. Luego le siguieron "Cortijo en Nueva York", "Fiesta Boricua" y "Quítate de la vía, Perico", producciones que cosecharon éxitos como "El bombón de Elena", "Maquinolandera", "El negrito bembón", "Con la punta del pie", "El Chivo" y "Saoco", entre otros.
En 1960, Roy Rosario abandonó el conjunto en Nueva York y Rafael Cortijo integró a Roberto Roena, quien pasó a ser su primer bongocero. El 21 de marzo de 1962 el binomio se quiebra tras producirse el arresto de Ismael Rivera, cuando regresaba con el grupo de una gira musical por Venezuela y Panamá. El Sonero Mayor cumplió cuatro anos de prisión.
Tras este incidente, varios integrantes del grupo de Cortijo se unieron al proyecto musical del pianista Rafael Ithier y que se llamó El Gran Combo. El hecho se dio en medio de la grabación del álbum "Los Internacionales". Empero, Cortijo reconstituyó su agrupación con nuevos integrantes y cuando Ismael Rivera salió de prisión se juntaron para grabar los discos "Bienvenido" (1966) y "Con todos los hierros" (1967). El éxito de Cortijo y su Combo, con Ismael Rivera, dominó el escenario musical por siete anos.



Luego, el músico formó una nueva banda, El Bonche, e incorporó a su sobrina Fe Cortijo como vocalista, junto a Che Delgado y Kiko Fuentes. Luego, en 1968, Cortijo fundó el grupo El Bonche y produjo el álbum "Sorongo: Rafael Cortijo y su Bonche", seguido de "Pa' los caseríos" y "Cortijo y sus Champions".
En 1973 Cortijo graba el disco "Ritmos y cantos callejeros" con Kako (Francisco Ángel Bastard), cantando Chiviríco Dávila y en los coros Ismael Rivera. En 1974, volvió a revolucionar la música con "La máquina del tiempo", exponiendo su visión futurista que combinó el jazz con ritmos afroboricuas, nunca antes escuchado.
El 25 de junio de 1974, la casa discográfica Coco Records auspició un concierto en San Juan que unió a los integrantes originales de Cortijo y su Combo y que produjo el álbum "Juntos otra vez", publicado en 1982 con el nombre de "Ismael Rivera: Sonero Número 1". Dos anos antes de morir, Rafael Cortijo lanzó el disco "El sueno del maestro" (1980). Su última presentación en televisión fue el 1 de agosto de 1982, en Teleluz.
Rafael Cortijo murió el domingo 3 de octubre de 1982 víctima de cáncer en el páncreas, en el apartamento de su hermana en el residencial "Luis Lloréns Torres".


por Hiram Guadalupe Pérez

(c) 2005 - 2013 Viejoteca