<<- regrese

This text will be replaced by the flash music player.

Get Flash to see this player.


Ángel Tomás ("Tommy") Olivencia Pagán hizo su entrada al mundo musical como cantante, aunque su desempeno en estas lides fue corto y de poca trascendencia. En cambio, su mayor destaque ha sido como director de orquesta, actividad por la que ha sido considerado como un "líder visionario", capaz de armar un sonido orquestal matizado por la combinación de tres trompetas y dos trombones en un juego armónico que se ha convertido en su sello de identidad.
Nacido el 15 de mayo de 1938, en el barrio de Villa Palmeras, en Santurce, Tommy Olivencia inició sus pasos en el arte durante su adolescencia en el pueblo de Arecibo, adonde se mudó con sus padres, en 1948. Recuerda que de nino comenzó a cantar en las actividades escolares porque le ensenaron "música recitada", aunque siempre le ilusionó la idea de dirigir una orquesta.
"Cuando tenía 10 anos trasladaron a mi padre a trabajar a Arecibo y nos fuimos a vivir al barrio Santana y al ano nos fuimos a la ciudad. (Allí) trabajé en obras teatrales, actividades de arte, en el coro… me destaqué por participar en todo lo que había relacionado a lo artístico y cuando estoy en séptimo grado (12 anos de edad) empiezo a coger clases de solfeo con Mario Vega, hasta que mi maestro Lorenzo Feijóo me puso una trompeta en las manos y empecé a ser trompetista", narra. Fue, precisamente, con Feijóo con quien logró su primera incursión en una agrupación, aunque, confiesa, que cantaba más de lo que tocaba trompeta.
A los cuatro anos de haber iniciado sus estudios musicales comenzó a organizar combos para amigos, encargándose de reclutar los músicos, copiar los arreglos y dirigir, porque "siempre tenía que dirigir". Tras concluir la escuela superior regresó a San Juan, en 1957, e inició estudios en cinematografía y cámara fija, aunque nunca llegó a desempenarse en ese oficio.
Su vida artística, empero, arrancó como director de las orquestas de Tony Valdéz, José Inés Ortiz y Tony Penita, con quienes interpretó los temas más famosos de la Sonora Matancera, calcando sus arreglos. Antes había ejercido como trompetista de la orquesta que amenizaba las noches en el club nocturno Figalis 69 de San Juan, propiedad de Nene Correa. Más tarde se integró a la orquesta de Luis Lebrón, también en calidad de director musical, con quien tocó en el Club La Riviera de Miramar y, luego, en el Club Pomarrosal.
En 1957, el entonces joven trompetista organizó su propio grupo, al que denominó Tommy Olivencia y su Combo, cantando Luis Lebrón, y con el que trabajó en el club El Cofre, alternando con la orquesta de Paquitín Lara. "Yo tocaba con mi grupo y al mismo tiempo era uno de los can-tantes de Paquitín Lara, que para ese tiempo tocaba un repertorio prestado de su hermano, Joe Lara, que tenía una orquesta bien tremenda que interpretaba la música de la (orquesta) Panamericana. Un día, el dueno de El Cofre, que se llamaba Pedro Silva Pabón, sorprendió a Paquitín (Lara) en unos asuntos turbios y lo botó y me pidió que organizara la orquesta para reemplazarlo", cuenta.
Así, en 1958 creó su primera banda que se conoció como la orquesta El Cofre y en la que participaron como vocalistas Luis Lebrón y Rafaelito Sánchez. Justo en ese momento, Tommy Olivencia integró a su grupo a un joven del residencial "Luis Lloréns Torres" con buenas habilidades interpretativas: Chamaco Ramírez, quien en esa primera etapa de la orquesta no duró mucho tiempo porque resistía los trabajos fijos. Al inicio de los anos 60, cuando el grupo está cobrando popularidad en el país, son reclutados para iniciar un programa de radio en WKAQ y es cuando aparece en escena la figura de Paquito Guzmán, quien llegó al conjunto procedente de la orquesta de Joe Quijano para reemplazar a Luis Lebrón.
Para entonces, la orquesta de Tommy Olivencia se concentraba en la interpretación de los éxitos de Rafael Cortijo y la Sonora Matancera. En cambio, su musicalidad destacó por el papel que tenía en la agrupación la sección rítmica, cuyo eje central era el timbalero Endel Dueno. En sus inicios, en 1957, la orquesta de Tommy Olivencia compitió en el mercado con agrupaciones bailables como el conjunto de Rafael Cortijo e Ismael Rivera y la orquesta Panamericana.




La primera producción discográfica de Tommy Olivencia aparece en 1960, trabajada para el sello USA Records, y en la que participó junto a los cantantes Luis Lebrón y Rafaelito Sánchez. Para este álbum la orquesta sólo grabó cuatro temas, siendo completada con la participación de Quito Vélez y su conjunto y el grupo Los Montemar. El disco se tituló "Lo mejor de Quito Vélez, Los Montemar y Tommy Olivencia".
Sin embargo, su primer trabajo completo junto a su agrupación vio luz en 1962, "Trucutú", cantando Chamaco Ramírez y Paquito Guzmán y hecho para el sello Tioly, propiedad de Tommy Olivencia. Esta producción tardó varios años en publicarse por problemas presupuestarios. "Era difícil porque yo empecé a grabar y no tenía dinero. Entonces aparece Henry Dock, un francés que nos ofrece un viaje a Martinica y Guadalupe para grabar en un teatro, pero después que lo tiene todo preparado varios músicos protestaron porque querían cobrar primero y se detuvo la grabación. Yo me reuní con él y acordamos que grabaría en Puerto Rico y le enviaría una copia", cuenta.
La grabación del disco, que incluyó los temas "La comay", "Este guaguancó" , "No molestes más", "Tommy's Special", "Casabe con longaniza", "Oye mi consejo", "Busca otro amor", "Lloré por ti", "Mi Puerto Rico", "La vecina del lado" y "Trucutú", se hizo en el estudio Mayoral, ubicado al lado de las viejas instalaciones de Wapa Televisión, en Santurce.
"Le envíe una copia al francés a Martinica y me quedé con los originales. Él lo sacó allá y yo se lo vendí en Puerto Rico a los representantes del sello Gema en $150, pero hubo problemas y nunca lo sacaron, así que lo volví a vender hasta que lo logré lanzar. Había pasado un ano y yo estaba pegao' en la radio con 'Trucutú' porque lo había sacado antes en (formato de) 45 rpm", anade.
De hecho la primera producción musical de Tommy Olivencia titulada “La Nueva sensación Musical de Puerto Rico” se publico en 1965 con los cantantes Chamaco Ramírez y Paquito Guzmán. Los integrantes de la orquesta fueron: Tommy Olivencia - Director, Trompeta; Jorge Carcano – Piano; Lin Torres – Bajo; Jimmy Santos - Sax alto; Wilfredo De La Torre - Sax tenor; Paquito Joubert – Trompeta; Agustín Antomattey – Trompeta; Ender Dueno – Timbal; David Cortijo – Conga; Vitín Colón – Conga; Papy Fuentes – Bongo; Coros: Roy Rosario y Nacho Sanabria. Este trabajo estuvo seguido por el álbum "Jala-jala y guaguancó" (1966), un proyecto musical del sello Tioly, concentrado en la interpretación de boogaloos, calipsos, guaguancó, guarachas y boleros, interpretados también por el binomio de Chamaco Ramírez y Paquito Guzmán.



En 1967 aparece el disco "Fire-fire", el trabajo que representó la consagración de la orquesta en el mercado disquero -logrando altos niveles de venta- y su internacionalización. Para entonces, la crítica musical se refirió a la banda de Tommy Olivencia como "la afamada orquesta que se ha ganado un sitial de preferencia ante el público radiotelevidente, bailador y comprador de discos" (Manolín Martínez, WVOZ-Radio Voz).
En 1968 grabado igualmente para Inca, se publica el álbum “Tommy Olivencia y su Orquesta: A toda máquina”, en esta ocasión los cantantes son Paquito Guzmán y Sammy González, ", incluyendo los temas "Homenaje a los clavos", "Eso no puede ser", "Guajira y montuno", "Sin compromiso", "Tú no haces falta", "Como cambia el tiempo", "Jure", "La banda de Tommy", "La soga", y "La china".
Este trabajo presentó, además, un cambio en la batería vocal de la orquesta. A partir de este momento sale del panorama la figura de Chamaco Ramírez (considerado como uno de los grandes soneros del país), siendo sustituido por Sammy González ("El Rolo"), un joven cantante que había grabado una producción con El Combo Moderno y quien participó como corista en la producción de "Fire-fire".
La combinación de Sammy González y Paquito Guzmán reaparece en el disco "Cueros, salsa y sentimiento" (1971), del que se tornó en éxito los temas "Debate", "Vida consentida", "Cuero na má", "Alma con alma" (en una nueva versión). Luego aparece "Secuestro" (1972), el último trabajo que realiza Sammy González y que derivó los éxitos "Ramera", "Me voy contigo" y "La fiesta de soneros", este último con la colaboración de Cheo Feliciano.
Aunque en estas últimas grabaciones Tommy Olivencia aparece en los créditos como instrumentista, lo cierto es que desde ese momento el líder de la orquesta fue alejándose de su instrumento para concentrarse en el trabajo de dirección. "Nunca fui primera trompeta, además tenía que practicar el instrumento todos los días y también encargarme de la orquesta y dirigir. Aparte de que para ese tiempo me hice una platificación en la boca que me danó la embocadura y se me hacía difícil llegar a un la y fui perdiéndole interés al instrumento", asegura.



A ediados de los años 70, la orquesta de Tommy Olivencia comenzó a alcanzar popularidad fuera de Puerto Rico. De pronto, la banda fue reclamada en Perú, Colombia y Panamá; los niveles de venta de sus discos comenzaron a elevarse y se consolidó su presencia en el mercado. Para entonces, producen el álbum "Juntos de nuevo" (1974), que marcó el regreso de Chamaco Ramírez, quien junto a Paquito Guzmán cosechó éxitos como "Doroteo", "Un poco más" y "Palante otra vez".
No obstante, el momento de gloria más trascendental de la orquesta se logró con el disco "Planté bandera" (1975), producido por Luis Perico Ortiz, un trabajo que se convirtió en clásico para los salseros, con temas como "Casimira", "Como novela de amor", "Planté bandera", "Evelio y la rumba" y una nueva versión de "Trucutú", entre otros.
Los éxitos de Tommy Olivencia continuaron, aunque su orquesta sufrió cambios en su formación vocal. En 1976, los cantantes Chamaco Ramírez y Paquito Guzmán abandonaron el grupo, siendo reemplazados por Simón Pérez y Lalo Rodríguez, este último enviado a buscar directamente a California como un acuerdo entre Jerry Masucci (jeque de Fania, propietario del sello Inca) y Harvey Averne (director de Coco Records, sello al que estaba adscrito Lalo Rodríguez).
La presencia en el grupo del intérprete de "Deseo salvaje" sólo produjo un disco, "Tommy Olivencia introducing Lalo Rodríguez & Simón Pérez" (1976) y en 1977 regresó Paquito Guzmán para junto a Simón Pérez producir el álbum "El negro chombo" con el tema basado en el tema del Colombiano Julio Ernesto Estrada, mas conocido como Fruko, natural de Medellín. En el disco cantan Paquito Guzmán y Simon Pérez, destacamos a Santos Colón y Yayo el indio en los coros, la producción de Luís Perico Ortiz, Don Víctor Rodríguez en la trompeta y Edgardo Morales en el timbal. En este trabajo aparece el numero “Aún no es tiempo”, éxito de dicho álbum.
El junte de estos cantantes siguió con las producciones "La mejor orquesta del ano" (1977) y "Sweat Trumpet Hot 'Salsa'" (1978) en el que participan como cantantes Simón Pérez, Paquito Guzmán y Marvin Santiago cantando el tema “Del montón”, hasta esta producción fue la vinculación de Tommy Olivencia con Inca Records.



En 1979, Tommy Oliven-cia apareció en el mercado con un nuevo álbum homónimo que, a su vez, presentaba a un joven cantante que se abría paso en el ambiente musical y que era considerado una de las más grandes promesas salseras de la época: Gilberto Santa Rosa. Esta relación fue corta -grabaron dos discos, aunque sólo uno salió al mercado- y lograron dos éxitos: "Como sube la gasolina" y "Rumba a los santos".
Gilbertito abandonó el grupo en mayo de 1981, jus-to al momento en que se integró al grupo al joven cantante mayagüezano Frankie Ruiz y el veterano Chamaco Ramírez regresó a la banda, aunque la presencia de éste fue efímera y nunca más volvió a grabar. En esta etapa la orquesta produjo el disco "Un triángulo de triunfo" (1981), con Frankie Ruiz y el neófito Carlos Alexis, seguido de "Tommy Olivencia" (1983) y "Celebrando otro aniversario" (1984).
En lal lista de éxitos del junte de Frankie con la orquesta se destacan "Pri-mero fui yo", "Mujeres como tú", "Como lo hacen", "No que no", "Lo dudo", "Aléjate de mí", "Te estoy estudiando" y "Pancuco". Esta última producción integró como vocalista a Héctor Tricoche, quien a la salida de Frankie Ruiz se quedó al mando de la agrupación junto a Junior ("Paquito") Acosta y quienes lograron tres discos y éxitos como "Periquito Pin Pin", "Lobo domesticado", "No tires la primera piedra", "Lápiz de carmín" y "Doce rosas".
En los anos subsiguientes participó en la banda el cantante Héctor "Pichie" Pérez y, más adelante, reincorporaron a los veteranos cantantes Paquito Acosta y Simón Pérez, además de incluir al principiante Viti Ruiz. Tommy Olivencia se ausentó de los escenarios entre junio de 1991 y enero de 1996, por encontrarse recluido en una cárcel en el estado de Alabama, tras ser hallado culpable, en 1990, de un caso de narcotráfico.
23 de septiembre de 2006 el salsero puertorriqueno Ángel "Tommy" Olivencia, quien padecía de diabetes y era candidato a un trasplante de rinón, murió a los 68 años tras sufrir un "bajón" en su apartamento del sector de Isla Verde (Carolina) aledana a San Juan.


por Hiram Guadalupe Pérez

(c) 2005 - 2013 Viejoteca